Quantcast

Un prisionero, pillado autolesionándose por las cámaras de una cárcel para fingir una paliza

Aleksander Tomaszewski tiene todas las papeletas a optar al premio del prisionero más patético del año. No, no es un galardón gratuito sino que él se lo ha ganado con 'todas las de la ley'. Este ciudadano de 33 años, detenido por una agresión sexual, intentó jugársela a la Policía de la cárcel de Lane County, en la cual está cumpliendo condena.

¿Qué hizo? Así de primeras, autolesionarse y provocarse 40 golpes que le provocaron numerosas heridas y moratones que estaban presentes por todo su cuerpo. ¿El objetivo? Señalar que varios miembros de seguridad le habían dado una paliza y así tener una excusa para que le sacaran de la cárcel o, al menos, le rebajaran la pena.

Pero no, le pillaron las cámaras de seguridad golpeándose de forma repetida. “¿Qué demonios hace este”?, se preguntaba uno de los responsables. Con esta situación, Tomaszewski no sólo deberá seguir en la cárcel sino que deberá pagar 500 euros de multa por dicha 'escena' casposa de Hollywood. ¡Para matarle!

Comentarios de Facebook