Compartir

No es un mundo en que solamos ver niños, pero esta joven debe llevar ya varios años dedicada al tatuaje a juzgar por su destreza al decorar la espalda de un cliente.

Ella misma lleva todo el brazo izquierdo lleno de tatuajes.