Compartir

Hay robos que podrían entrar dentro de la lista de los más extraños del mundo. Y este que se produjo en la ciudad británica de Coventry cumple todos los requisitos. Primera hora de la tarde, una de las calles más transitadas de la ciudad y que para más problemas está en obras. ¿En qué se acaba convirtiendo eso? En un caos de tráfico que aprovechan los más espabilados para cometer su atraco perfecto.

Sí, pero no un robo de un coche ni nada por el estilo. Allí apareció un sujeto encapuchado que decidió arrancar literalmente de la mano la señal de tránsito con la que un policía dirigía el tráfico. Un individuo la recuperó y se la devolvió al policía. Sin embargo, el ladrón se dio a la fuga. ¡Aún le están buscando!