Compartir

Sorprendente. Así han calificado los médicos el último hallazgo de unos médicos del hospital King Abdulaziz Universiy en Jeddah (Arabia Saudí). Y viendo lo visto, no es para menos. Los padres de un bebé acudieron de urgencias al centro alegando que su hijo tenía problemas de respiración y que creía que algo en su interior que le impedía llevar una vida normal.

Los médicos analizaron al bebé y no vieron nada, a simple vista. Sin embargo, las posteriores evaluaciones diagnosticaron la sorpresa. Gracias a una serie de radiografías, se pudo comprobar cómo en la tráquea de la menor había un pendiente de Bob Esponja que estaba obstruyendo la zona. 

“Eché un vistazo a la radiografía y me quedé sorprendida. Dije… ¡Bob Esponja! Es un pendiente muy logrado de Bob Esponja. Se veían las pecas, los zapatos e incluso sus dedos… ¡Era algo increíble, aseguraba el doctor Ghofran Ageely. 

Al parecer, los padres aseguraron que el pendiente de Bob Esponja era de la hermana mayor, que lo había perdido en el salón de casa y que el pequeño debió encontrarlo y tragarlo sin querer. Afortunadamente, éste fue eliminado con facilidad y el niño fue enviado a casa unas horas más tarde.