Compartir

1ALGUNOS NO SE DUCHANY al viajar en transporte público, si tú no te duchas, lo sufrimos todos. Es com

ALGUNOS NO SE DUCHANY al viajar en transporte público, si tú no te duchas, lo sufrimos todos. Es comprensible que al finalizar la dura jornada laboral en pleno mes de agosto con unas temperaturas que rozan los 40 grados nuestro olor corporal no sea el idóneo y que, al levantar aleta para agarrarte a la barandilla, ésta no huela a rosas. Lo que no es tan comprensible es que en enero y con temperaturas bajo cero haya gente que a primera hora de la mañana desprenda un olor tan atroz… Y tú, que vas con los ojos aún cerrados, te arrepientas de haber ingerido algo sólido en el desayuno… Eso sí, el olor que desprenden algunas personas despeja más que un litro de café.

Atrás