Compartir

Lo que parecía una tarde de risas con los amigos se convirtió en una auténtica desgracia. Y es que este ciudadano ruso intentaba hacerse el gracioso y con el alcohol fluyendo por la sangre, decidió dar un paso más y tomarse un vodka flambeado, es decir, prenderle fuego y directamente beberlo.

Sin embargo, algo salió mal. El vodka cayó- ya encendido- en el cuerpo del hombre y empezó a quemársele la cara y parte del pecho. Sus amigos intentan ayudarle y le quitan las llamas rápido pero su cara de dolor lo dice todo.

Las imágenes se han convertido rápidamente en virales por la situación tan espectacular que se produce. Si juegas con fuego, te quemas…