Compartir

A A.K.Verna se le ha acabado el chollo. Este ingeniero ejecutivo es funcionario en la India desde hace ya muchos años. Sin embargo, desde 1990 su vida es un tanto diferente. Diferente porque en esa fecha decidió ausentarse de su habitual puesto de trabajo. Tal es la situación que el gobierno local ha decidido despedirle, ya que desde ese momento no ha aparecido ni un sólo día en la oficina. Después de que la propia institución pública abriera la primera investigación cuatro años más tarde de que dejara de acudir día tras día a la oficina.

“Vino a extender su excedencia, que no estaba autorizada, cuando se ha investigado su situación”, explicaba el Gobierno. 

En este sentido, las leyes laborales que existen en India son una de las más restrictivas desde el punto de vista del Banco Mundial, que estipula que es complicado despedir a un trabajador por cualquier tipo de motivo, salvo que se produzca alguno de cuestión criminal.