Quantcast

Video: Las caídas en bodas más hilarantes

Nos ponemos tan guapos como la ocasión merece, con nuestras ropas más elegantes y peinados de peluquería. No es para menos: dos personas que apreciamos se prometen monogamia para toda la vida. Así que, en un primer momento, una boda cualquiera vista desde lejos podría parecer Ascot, pero con menos sombreros.

Después, a medida que pasa el tiempo, el alcohol va haciendo mella en los presentes y la consecuencia es que pasan cosas (algunas) como las que se ven en el vídeo. En otras ocasiones, la bebida no tiene nada que ver. Haberse pensado las cosas dos veces habría sido más que suficiente para evitar accidentes tan hilarantes como los que incluye el vídeo.

Comentarios de Facebook