Compartir

1De todos modos, siendo cierto que hay muchas diferencias que repercuten positivamente sobre los herm

De todos modos, siendo cierto que hay muchas diferencias que repercuten positivamente sobre los hermanos mayores sería bueno también fijarse en otros asuntos que le hicieron la infancia y la juventud más dura a tu hermano mayor. Así por ejemplo, la inflexibilidad con las que los progenitores inculcan sus principios a tu hermano o la dureza con la que le hicieron cumplir las normas que, con el tiempo y el cansancio, se colvieron bastante más laxas con el resto de la prole. Pero repasemos las injusticias para con los segundos y siguientes hijos, que no son pocas: 1) Puede que esto tu madre jamás te lo haya contado si es que no eres el primogénito: Ella se enteró de que estaba embarazada y se hizo la primera eco. Con el primero, tu hermano del alma, escuchó el corazoncito, lloró de emoción, y salió corriendo del obstetra para llamar a la familia y a todas tus amigas. En la eco del segundo- tu caso- le preguntó al obstetra: “¿Late?, ¿está todo bien? OK, deme rápido los resultados que que tengo que ir trabajar”. ¿ Y eso es todo? Está claro que el efecto que causa en el comportamiento de los padres la alegría con la que se recibe la noticia del primer embarazo no es ni perecida a lo que pasará con el resto de ellos. No es que no se alegren. No. Es que el efecto en los papás no es el mismo. Pero ojo, si eres un hijo 'recolgón' que tardó en llegar y pillaste a tus padres desprevenidos o cuando menos te esperaban esa alegría puede tornar otra cosa. Mucho más si ocurrió durante la crisis de los 80. Pero esa es otra historia…

Atrás