Compartir

El Gobierno chino ha comunicado oficialmente los castigos disciplinarios que impondrá a los funcionarios chinos implicados en este caso. Varios habitantes de la ciudad habían denunciado desde principios de mes el acoso de un grupo de personas que aseguraban estar infectadas de sida que amenazaban con contagiarles sino abandonaban sus hogares.

Estas denuncias provocaron la detención de cinco personas este jueves. Según ha informado la agencia de noticias 'Xinhua', se trataba de un grupo de miembros que se hacían pasar por enfermos de SIDA, conocidos como el “equipo de demolición del SIDA“.

Varios residentes cedieron a la presión y abandonaros sus hogares. Por el momento la investigación sigue en curso y no se sabe a ciencia cierta si el equipo incluía a enfermos reales de SIDA o se trataba tan solo de un arma coactiva inventada. Probablemente se apoyaron en el argumento de que la provincia de Henan se llegó a conocer por la enorme población de portadores del virus del VIH que muchos de sus habitantes sufrían. Muchos de esos infectados contrajeron el virus por la venta ilegal de sangre.

Uno de los sancionados es el subdirector de la oficina de vivienda del distrito de la ciudad de Nanyang, Wang Hesheng.