Quantcast

Esclerosis múltiple: Las células madre abren una vía para la esperanza

La terapia con células madre se plantea como una de las estrategias a explorar. Esta semana un trabajo publicado en la revista JAMA Neurology arroja un poco más de luz sobre qué tipo de pacientes y en qué circunstancias podrían beneficiarse de estos tratamientos. Según sus datos, podría ser una opción en pacientes con un tipo remitente-recurrente de la enfermedad -es decir, con brotes de recaídas y remisiones-que no responden a los tratamientos convencionales.

La mayor parte de los ensayos realizados con el trasplante autólogo de células madre hematopoyéticas se han llevado a cabo en pacientes con un avanzado deterioro neurológico y formas progresivas de la enfermedad, por lo que este equipo del St. Luke's Medical Center de Denver (EEUU) quiso medir la utilidad de esta estrategia terapéutica en un grupo de 25 pacientes que estaban en etapas iniciales de la enfermedad. “Partimos de la hipótesis de que el control de la inflamación en una esclerosis múltiple remitente-recurrente temprana proporcionaría una remisión prolongada con el potencial de revertir la disfunción neurológica, explican los científicos en las páginas de la revista médica.

A los tres años, un 78% de los 24 pacientes autotrasplantados no había sufrido nuevos brotes ni presentaba evidencias de nuevos daños neurológicos, un dato que lleva a los investigadores a plantear este tratamiento como “una potencial opción terapéutica”. Con todo, en sus conclusiones estos científicos reconocen que se necesitan estudios con un mayor seguimiento a los pacientes para “determinar la duración de la respuesta”.

En un editorial que acompaña al trabajo en la publicación científica, dos expertos internacionales en esclerosis múltiple señalan que, aunque útiles, estos datos no son suficientes para solventar las dudas e incógnitas que rodean al uso del trasplante de células madre hematopoyéticas contra la esclerosis múltiple. Además de que no se conocen sus resultados a largo plazo, subrayan, se trata de una terapia con muchos riesgos. Antes de optar por un tratamiento “caro y agresivo” como este, es necesario demostrar a ciencia cierta que es superior a las alternativas y que ofrece excelentes resultados, concluyen.

Comentarios de Facebook