Compartir

Un joven holandés se presentó en casa de su novia en una grúa de cuarenta metros con la intención de pedirle matrimonio. Lo que podría haber sido una de las pedidas de mano más impactantes y creativas de la historia por poco acaba en tragedia. 

El problema es que la grúa no estaba correctamente asegurada y acabó estrellándose contra el techo del edificio contiguo, lo que provocó que varios de sus inquilinos tuvieran que evacuar sus casas.

La grúa que quiso usar se desplomó sobre la casa. Lo peor es que al intentar levantarla se desplomó el inmueble otra vez“, comentó el portavoz de los servicios de emergencia, Jelle Mulder para el diario holandés 'De Telegraaf'.

Como comentó Jelle Mulder lo peor vino después, cuando una segunda grúa intentó retirar la del joven holandés provocando que volviera a impactar con más fuerza. Por suerte nadie resultó herido y la pedida de mano tuvo un final feliz, la novia aceptó la propuesta de matrimonio y se irán de vacaciones a la ciudad del amor, París, tal y como informa el medio argentino Clarín.