Compartir

Este chico no es consciente de lo que hace, desde luego. Más que nada porque va borracho. Muy borracho, mejor dicho. La caída que tiene es totalmente previsible por su estado de embriaguez y sus amigos, en vez de ayudarle, lo graban con sus cámaras.