Compartir

No es muy normal levantarse un día de diario y ver a un tipo subido a una grúa muy arreglado y pidiéndole matrimonio a una joven así porque sí. Eso es lo que ocurrió en Holanda, donde los vecinos no daban crédito a lo que sus ojos estaban viendo. Y es que allí, el muchacho decidió jugarse todo a una carta y tras llegar con dicho medio de transporte, subió con la escalera telescópica y se puso a cantarle a su chica una canción.

¿Os imagináis la sorpresa de ésta? Recién levantada y de repente su habitación se hace de noche porque aparece una grúa inmensa que tapa por completo las vistas que tiene su casa. Sin embargo, eso no fue lo peor. Lo peor fue cuando la propia grúa, mal anclada, se estrelló contra un coche aparcado en la calle y se volcó peligrosamente impactando contra el techo del edificio. 

Parte de la estructura del mismo se vino abajo y la Policía tuvo que evacuar con rapidez a los residentes del lugar, evitando que hubiera daños personales. A pesar del gran susto, afortunadamente no hay que lamentar heridos. Pero… ¿Y qué pasó con la pedida de mano? ¿Hubo el famoso 'sí' quiero? El chico que montó todo este 'espectáculo' se fue a casa contento, ya que al menos sabe que sí se quiere casar su pareja con él. ¡Sólo faltaba!