Compartir

Este vídeo muestra el espectacular momento en el que el esquiador Cody Townsend desciende esquiando por una grieta totalmente vertical en una montaña de Alaska. 

Son muchos los que aseguran que este esquiador californiano de 31 años se jugó la vida y, tras ver las imágenes, no es para menos. Apenas tardó 30 segundos en descender este estrechísimo desfiladero, rodeado de rocas afiladas. 

Cody Townsend no solo logró completar el descenso con éxito, sino que además ha sido homenajeado recientemente por semejante hazaña en los 2014 Powder Awards en Salt Lake City, ya que lo han considerado como el “descenso más difícil del año”. Y a vosotros, ¿qué os parece?