Compartir

Jade Sylvester, de 25 años, tuvo unos antojos de embarazo un poco peculiares. Nada de chocolate, de helado, o de patatas fritas… No, lo que comía esta joven británica para aliviar sus antojos por embarazo era papel higiénico. 

Pero lo más raro de esta historia no es esto. Y es que, a raíz de su embarazo Sylvester siente la irrefrenable necesidad de ingerir un rollo de papel higiénico al día. 

Aunque no es algo muy habitual, al principio la joven no le dio mucha importancia, ya que no le ocurría a diario, y simplemente lo asoció con un antojo del periodo de gestación un poco fuera de lo común. 

Sin embargo, un año después de haber dado a luz, esta curiosa necesidad no solo no ha desaparecido sino que se ha incrementad, ya que toma al menos un rollo al día.

A día de hoy, esta joven de Gainsborough es incapaz de frenar el impulso de ingerir un rollo de papel al día, según cuenta el Daily Mail. “Me gusta la sensación de tener esa textura en la boca”, ha explicado Jade. 

Aunque no se sabe con exactitud, los médicos creen que lo que le ocurre es que sufre un trastorno conocido como 'pica'. Y es que, todas aquellas personas que lo padecen consumen compulsivamente cualquier tipo de sustancia no nutritiva: los casos más conocidos son los de gente que siente la necesidad de comer tiza, tierra, bicarbonato, ceniza o pegamento. En resumen, 'alimentos' que no solo no aportan ningún valor alimenticio sino que son perjudiciales para la salud.