Compartir

Con motivo del Día Internacional de las Personas Discapacitadas, la asociación francesa Noemí hizo un experimento para comprobar cómo ven los niños a las personas discapacitadas.

Para la prueba, les pusieron vídeos a padres e hijos de gente haciendo caras divertidas que tenían que copiar, hasta que salió una discapacitada metiéndose en dedo en la nariz. En ese momento, los padres se dieron cuenta y dejaron de imitar, en cambio, los niños no vieron ninguna diferencia con los vídeos anteriores y continuaron haciéndolo.

Bajo la campaña 'Los ojos de un niño', la asociación invita a todo el mundo a ver a los demás como hacen los más pequeños.