Compartir

Los civiles lo reconocerán mejor como Spider-Man y le agradecerán por sus años de servicio protegiendo nuestra ciudad(…) Aarón fue un aficionado de las historietas, una enciclopedia de la cultura popular y siempre la persona más divertida en cualquier fiesta. Lo sobreviven sus padres Bill y Kim Kuhlmeyer, su padre Mark, sus hermanas Erika y Nicole, su esposa Nora y su hijo Ralph, quién crecerá para vengar la prematura muerte de su padre”.

Este emotivo texto corresponde a Aaron Purmont, un hombre de 35 años que falleció la semana pasada en Minneapolis (Estados Unidos) a consecuencia de cáncer cerebral que sufría desde hace unos años, concretamente desde 2011. Antes de dejar a toda su familia, decidió escribir su propio obituario, unas palabras más razonables y personales de la vida que había llevado hasta que esta enfermedad le dejó. 

La vida de Purmont giró por completo en el año 2010, cuando conoció a Gwen Stefani por Twitter y decidió casarse con ella. Fue sólo unos meses más tarde cuando le dieron convulsiones en el trabajo y le diagnosticaron un glioblastoma en el cerebro. Tuvieron un hijo pero desde ese momento las cosas cambiaron. 

Crearon una campaña de recaudación de fondos para apoyar a la familia y despedir al joven de la manera más digna posible. “No es una historia de cáncer, es una historia de amor. Con algo de cáncer”. Estas fueron las últimas palabras de amor de Nora, su esposa, a Gwen. Lo que es, es una auténtica historia de superación.