Compartir

Una pionera iniciativa empresarial se ha puesto en marcha en Nueva York. Y su ejemplo puede cundir y extenderse a otras grandes ciudades: Taxis para mujeres y conducidos sólo por mujeres. Así es la iniciativa 'SheRides: Women For Women', cuyo objetivo es ofrecer un transporte seguro para las mujeres que a veces no se sienten cómodas cogiendo un taxi por la noche conducido por un hombre. ¿Qué se pretende? Favorecer el negocio, por supuesto, y también favorecer que haya más mujeres taxistas. 

“Te damos lo que otro servicio de taxi no te puede dar: tranquilidad”, dice la empresa en su página web. Detrás de la iniciativa se encuentra Stella Mateo, que llegó a Nueva York con 14 años desde la República Dominicana y durante años trabajó como voluntaria para la Federación de Taxistas del Estado de Nueva York, fundada por su marido, Fernando Mateo.

De hecho, dando una vuelta por la céntrica y turística Times Square, en Manhattan, donde los taxis amarillos abundan haciendo cola para recoger clientes de los hoteles o teatros que llenan el lugar, es casi imposible ver a una mujer al volante. Así, los taxis de SheRides se distinguen porque llevan dibujada una especie de bandera fucsia o bien una etiqueta con su logotipo: una S blanca sobre un fondo fucsia. El servicio se usa utilizando una aplicación móvil, siguiendo la tendencia de otros servicios de taxi, como es el caso de Uber. “Esto ofrece seguridad a las usuarias, porque saben quién las va a recoger. Además, no se cobra en efectivo, sino con tarjeta, por lo que se reduce el miedo a ser asaltadas”.

¿Saldrá bien la iniciativa? De momento no podía aslir mejor. Ya hay unas 500 mujeres taxistas que se han aliado a SheRides. “Tenemos a 300 taxistas y estamos colaborando con 200 más para que puedan tener su licencia”, explica Mateo, que apunta que la aplicación incluye la opción de escoger a un conductor de cualquier sexo para no incumplir la ley en EEUU, que no permite discriminar por género.