Compartir

Después del éxito del experimento social del abuso al que era sometida una mujer por las calles de Nueva York, quien se grabó con una cámara en la mochila para demostrar que, día a día, le miraban y le decían cosas, llega uno nuevo con un fin y unos medios algo distintos.

Esta chica tiene un espectacular cuerpazo que destaca aún más con ropa deportiva y lo que quiere es contabilizar las veces que le miran el culo. Para eso, se pone la cámara oculta en el trasero y capta las miradas indiscretas de hombres y mujeres que andan por la calle.

En un par de minutos ya le han mirado más de 50 ojos. Pero el vídeo no busca denunciar la situación sino que se trata de una campaña de Movember para concienciar a los hombres de revisar su próstata.