Compartir

La barba está de moda, eso es innegable, y cada vez son más los hombres que declaran la guerra a la cuchilla y lucen un look más 'descuidado' en su día a día. Muchas mujeres -la mayoría- confiesan que les atrae, mientras que otras no se acostumbran a los besos de su pareja con bigote. Una dualidad que, hasta ahora, no se había extendido al mundo del fútbol.

Los deportistas no son ajenos a las modas, de hecho muchos de ellos son culpables de su extensión, pero los futbolistas del Gençlerbirligi de Ankara tienen prohibido lucir barba, e incluso bigote, con la camiseta del club turco. Así es, por raro que parezca y pese a que Arda Turan es una de las barbas más famosas del mundo del fútbol, el presidente del club otomano, Ilhan Cavcav, ha incluido esta peculiar cláusula en el código interno de su club, bajo multa de 9.000 euros para los empleados y jugadores que la incumplan.

En declaraciones recogidas por el rotativo londinense 'The Guardian', Cavcav señalaba que me afeito todos los días y mi club no es una escuela de imanes. Son futbolistas y tienen que dar ejemplo a los seguidores más jóvenes”.

A sus 80 años, el dirigente del Gençlerbirligi de Ankara considera que lucir barba durante los encuentros es una “mala influencia” para las nuevas generaciones. Por eso, considera que el resto de jugadores o entrenadores de la liga turca que presentan este look en cada partido perjudican los intereses del fútbol otomano.

Tal es su fijación que Cavcav confiesa que ha mantenido una reunión con el presidente de la Federación Turca. En ella, Yildirim Demiroren le aseguró que no podía prohibir la presencia de jugadores con barba en el fútbol otomano porque no lo permitiría la UEFA.