Compartir

Banneker es un pequeño de tan sólo dos años y que está pasando en estos momentos por una situación a la que pasan todos los seres humanos: olvidarse de los pañales y aprender a ir al baño como todo un hombre derecho que va a ser en el futuro. Todo iba a la perfección, según informa el diario 'Huffington Post', hasta que hubo una pequeña información que le llegó a los oídos del niño y que provocó que se quedara en estado de shock.

“Le dije a mi hijo que su padre también había llevado pañales”, confesó la madre al diario estadounidense. Además, subió un vídeo de un minuto de duración en el que grababa la reacción del pequeño que como decimos no fue nada buena. Ni lloró, ni se quejó. Unicamente gesticulaba enfadado y decía que no se lo podía creer.

“¿Mi papá, Kevin Hall? ¡No! ¿Qué? ¡No digas nada!”, expresó gesticulando como todo un adulto como recoge el propio Huffington Post.

Y es que para un hijo, y más a estas edades, no hay mejor referente que un padre y descubrir que también llevó pañales en el pasado tuvo que ser un palo para él. Pero con esa regla de tres lo que le queda por sufrir al 'chavalín'…