viernes, 7 agosto 2020 20:49

Un ladrón queda atrapado entre los muros de una tienda que intentaba robar

Paul Felyk jamás olvidará el robo que intentó cometer en una tienda del estado de Colorado la pasada semana. Y es que mientras ejecutaba su plan 'ferpecto' se topó con un acontecimiento inesperado: se había quedado atrapado entre los muros del local y que daban al patio de luz de éste. ¡Sin trampa ni cartón!

Y lo peor para él no fue eso sino que el robo lo cometió durante el viernes por la noche, cuando ya había cerrado la tienda, y nadie iría allí hasta el martes, ya que el fin de semana y el lunes cerraban por descanso del personal.

Y sí, allí estuvo él, desde el viernes hasta el martes atrapado en un reducido espacio físico. Para su fortuna, ese mismo día fue descubierto por los empleados de la tienda, no sin drama, eso sí, ya que no eran capaces de determinar de dónde procedían los gritos de “socorro” y “auxilio” que llenaban el local. 

Fue en ese preciso instante cuando uno de los gerentes del establecimiento decidió llamar a la Policía para solucionar el tema. En unos minutos, los agentes llegaron al lugar de los hechos acompañados de los bomberos, que tuvieron que abrir un enorme agujero en la pared para rescatar al intrépido ladrón. 

Una vez liberado de tal apuro, la Policía investiga el posible robo y apunta que los cargos aún están pendientes. Los agentes también están pendientes de averiguar los distintos incidentes de empresas que comparten cableado y sistemas de calefacción y electricidad.

¿Y qué dice el ladrón? De momento, poco. Ha permanecido en el hospital durante unos días y tiene lesiones de importancia en sus extremidades inferiores. Lo único que apuntaba al 'Times Call' es que había caído de una altura de unos 20 metros después de entrar al edificio a través del techo y que ahí había perdido la noción del espacio y del tiempo. ¡Menuda excusita barata!

Artículos similares