Compartir

Una varita mágica de princesa que se comercializaba para niños en Estados Unidos ha generado una fuerte polémica entre los que la han adquirido por la sorpresa que guardaba en su interior. Con forma de flor y de color rosa, el juguete infantil tenía en el centro dibujado una cara de una niña diabólica cortándose las venas.

Así lo descubrieron las personas que levantaron el papel metálico que cubría a la varita. La imagen, realmente perturbadora, ha dado la vuelta al mundo por la indignación de los padres que compraron el producto. El comercial que vende este macabro juguete se niega a retirarlo de su tienda.