Compartir

El Sheffield United, es un equipo con muchísima tradición en el fútbol británico. Actualmente en la Segunda División inglesa, a su triste situación deportiva desde hace años une ahora unas semanas muy convulsas. ¿La razón? Uno de sus jugadores estrella, Ched Evans, de 25 años, fue condenado a cinco años de prisión por violación, en 2012, y tras haber cumplido la mitad de su condena, ha regresado al equipo para entrenarse con sus excompañeros y recuperar la forma física. Y ya entrena con su equipo, a falta de anunciarse un contrato oficial.

Pero su vuelta no satisface a todo el mundo. Una de sus dirigentes más populares y queridas por los hinchas, Charlie Webster, ha decidido dimitir ante su llegada“En ningún momento, el club ha reconocido la gravedad de su crimen”, lamentó la ejecutiva del Sheffield United.

El jugador, internacional por Gales, fue encarcelado en abril de 2012 por violar a una mujer en una habitación de hotel en Rhyl. Charlie Webster ha declarado en la BBC que “mi decisión se basa en el hecho de que no creo que un violador convicto, como Ched Evans, deba volver a un club del que soy dirigente. Todo debemos representar a nuestra institución”.