Compartir

Su gran sueño, por encima de la música, era convertirse en esquiadora olímpica. Y lo consiguió., aunque la Federación Internacional de Esquí reveló que Vanessa Mae falseó su clasificación para Sochi 2014. Ahora ella es una estrella caída. Apartada del deporte y acusada de mentirosa.

Mae nació en Singapur en 1978 aunque se crió en los barrios ricos de Londres tras el divorcio de sus padres. A los cinco años ya tomaba clases de violín y a los 13 se convertía en la solista más precoz en grabar conciertos de Beethoven y Tchaikovsky. Tardaría poco en ser estrella de la música: 'The Violin Player', su cuarto álbum, publicado en 1995, fue número uno de ventas en Austria, el dos en Australia y alcanzó el Top 20 en Reino Unido o Alemania.

Tras sorprender al mundo con sus triunfos, en 2000 dirigió su música hacia la fusión clásica-pop, e inició sus acercamientos a su gran pasión: los deportes de invierno y el esquí. Así los explicaba entonces: “El violín era mi trabajo pero el esquí siempre fue mi pasión. Empecé a tocar y a esquiar a la vez, siendo muy pequeña, pero pronto dejé de ir a la nieve porque mi madre decía que era peligroso. Ahora tengo la suerte de poderme dedicar a mi hobby”. Así, sin publicar disco desde 2004, se centró en disputar unos Juegos de Invierno. ¿Con qué país? Singapur, de donde es natural, le exigía renunciar a su pasaporte británico y Reino Unido le pedía un altísimo nivel. Se convirtió en deportista tailandesa, el país del padre biológico que nunca conoció. Solo faltaba un ingrediente: competir en cinco carreras homologadas y obtener unos pocos puntos. Esasa son las exigencias de la Federación Internacional.

Consiguió la acreditación en una competición organizada por Eslovenia . Acabó la última en el gigante de un total de 74 competidoras. Pero su engaño se descubrió: Los cuatro oficiales del evento esloveno -el jefe de carrera, el jefe de cronometraje, el juez general y el de salida- se habían compinchado con ella para manipular los resultados y colocarla en puestos que le dieran el billete olímpico. Y Mae difícilmente podrá volver a competir en el esquí.