Compartir

Las autoridades australianas han prohibido desfilar a un grupo de activistas que defienden el uso de la marihuana con carácter medicinal. Los activistas pretendían desfilar con un porro gigante -más de 10 metros- como símbolo de protesta durante la próxima cumbre del G-20 que se celebrará en Brisbane, en Australia. Los motivos de la exclusión que esgrimen las autoridades es que el tamaño de la réplica es demasiado grande para pasar por las zonas de seguridad de la cumbre.

Estados Unidos finalmente ha visto la luz y está re-legalizando la marihuana, asi que ¿por qué no puede estar en la agenda del G-20?“, comenta Michael Balderstone, el presidente de este colectivo. Michael también ha comentado que los activistas podrán portar réplicas de porros inflables en una marcha que se celebrará el jueves. La embajada HEMP, de la localidad de Nimbim, es conocida por promover el consumo de marihuana terapéutica.

A la cumbre asistirán todos los líderes del G-20, entre el 15 y 16 de noviembre, en la que asistirán el presidente ruso, Vladimir Putin, Xi Jinping de China, y el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama. El grupo nació en 1999 cuando se reunieron en Canadá los ministros de finanzas y los gobernadores de bancos centrales de las principales 20 economías del planeta.

Por otro lado, el grupo Anonymous tiene pensado acudir a la marcha con máscaras durante la cumbre, a pesar de que las medidas de seguridad prohíben cubrirse la cara en las áreas clave durante la cumbre del G-20.