Compartir

Este hombre estaba viendo el partido de su equipo preferido de mal humor pero cuando, en el pitido final, perdieron, entró en cólera. Tanto fue así que comenzó a destrozar toda su casa.

Muebles, televisión, sofás, vajilla… todo lo que encontró a su paso. Seguramente pensaba que había sido culpa del árbitro.