Compartir

Este niño de solo cuatro añitos le cuenta a su madre que su amiga se ha echado nuevos amigos y él se siente apartado. “No me gusta que no me llame más”, dice el pobre totalmente desconsolado.

Aunque su madre le intenta explicar que tienen muchos amigos y que todos tienen que llevarse bien con todos, a este pequeño le han roto el corazón por completo, probablemente sea el primer ataque de celos de su vida.