Compartir

Esta orquesta acepta el reto de comer chili muy picante mientras tocan los instrumentos. No solo no pierden la elegancia, sino que tocan como los ángeles. Sin duda, digno de admirar. Aunque probablemente no lo volverán a repetir nunca.