Compartir

Curioso como poco el siguiente caso.

La protagonista de nuestra siguiente historia es Lola, una tortuga que se tragó un pequeño colgante, curiosamente, en forma de tortuga.

El lunes por la tarde el dueño del galápago notó cierto malestar en su mascota por lo que deció llevarla al veterinario para averiguar que era lo que le pasaba.

Después de unos rayos X, descubrieron, sorprendidos, que la tortuga se tragó un colgante con forma de tortuga.

Esta pequeña pieza le había causado un bloqueo en el aparato digestivo que le impide ingerir cualquier alimento. El veterinario que sigue el caso de Lola ha decidido aplicar un tratamiento a base de laxantes con la esperanza de que pueda expulsar la pieza de joyería.

Si este tratamiento no funciona, tendrá que ser sometida a una cirugía de emergencia.