Quantcast

La mamá cruel que le quita la comida a su hija

¿Cómo es posible semejante crueldad intolerable? Cuando esta adorable nena chinita se relame extasiada ante la naranja que se va a comer a continuación, como postre de su almuerzo, cuando está salivando solo de pensar en su rico zumo; su madre, en un arrebato irrefrenable de ganas de juerga, le quita la fruta y la esconde rápidamente. A la niña , entonces, como no puede ser de otra manera, le cambia la cara. Está muy, pero que muy disgustada y a punto del llanto.

¿A quién se le ocurre? Se supone que las familias chinas se desviven por los niños, ya que no pueden -o no deben- tener demasiados aunque el control de la natalidad en China haya disminuido sus presión. Pero a la vista de este vídeo la realidad es otra. Son más fuertes las ganas de triunfar en YouTube de las mamás chinas que su predisposición natural a cuidar y proteger a su prole…

Pero es solo una broma. En el momento en que la pequeña amenaza con el llanto, amenazando la paz del hogar a la hora de la telenovela de mediodía, la mamá le devuelve la riquísima naranja y la paz vuelve al hogar.

Comentarios de Facebook