Compartir

Un ladrón recibió una dolorosa lección al intentar robar la cartera de un joven en un autobús de Chile. Aprovechando que se aproximaba una parada, el hombre decide acercarse a la puerta y enganchar la cartera del pasajero que estaba en el asiento más próximo. Sin embargo, su acción se ve frustrada al cerrarse las puertas y a cambio recibe una considerable paliza.

La víctima del robo, sorprendido al ver que el ladrón no había podido escapar, se levanta muy cabreado y decide tomarse la justicia por su mano. Durante varios minutos le propina numerosos puñetazos, antes de que el autobús llegase a su próxima parada. Sin duda, este ladrón se pensará dos veces antes de llevar a cabo otro hurto de similares características.