jueves, 13 agosto 2020 7:08

La Virgen María y Jesús los nuevos Barbie y Ken

Barbie, The Plastic Religion. Este es el nombre que recibe una nueva muestra ideada por los artistas Pool Paolini y Marianela Perelli en la que la famosa figura de Mattel adquiere un rostro y aspecto religioso.

La Barbie es uno de los juguetes más icónicos del siglo anterior y aunque ahora compita en el mercado contra otras muñecas más novedosas, aún es la más popular. 

Ya conocíamos unas versiones inquietantes de la famosa muñeca que se alejaban de la Barbie rubia y esbelta que todos conocemos… Las últimas más sonadas fueron la Barbie paralítica, la Barbie musulmana, la Barbie “Crepúsculo, la Barbie vampira, la Barbie embarazada, la Barbie Oreo y hasta la Barbie unicornio, entre otras.

Ahora, los artistas argentinos Pool y Marianela han decidido fusionar la Barbie con los iconos religiosos, dando como resultado a la nueva “Barbie Sagrado Corazón” y “Ken Sidarta Gautama entre otros muñecos “religiosos”.

La idea de esta colección, formada por 33 figuras, nació tras un viaje de la pareja viajara a México en 2012 coincidiendo con las fiestas de los muertos. La pareja pensó que si existía una Barbie enfermera o policía, por qué ésta no podía ser una virgen o en el caso de Ken, un Buda o Jesús en la cruz.

Los artistas han declarado que «era algo que necesitábamos ver, nos parecía una fórmula perfecta, y no nos parecía agresiva en lo absoluto, la religión la vemos de otro lado, con respeto y tolerancia».

Como era de esperar, la exposición no tuvo una buena acogida en su país de origen, Argentina. Finalmente dicha exposición, que tendría que haber comenzado el 11 de octubre, ha sido suspendida por amenazas y por miedo a que las obras resultaran dañadas: «Las 33 piezas habían sido amenazadas de ser destruidas y artistas como León Ferrari o Mauro Guzmán han sufrido destrozos. Nosotros no íbamos a someternos a dicha experiencia sobre todo porque no hemos sido agresivos con sus creencias, que también son las nuestras».

Además, los artistas se sienten abandonados por las instituciones: «Pensábamos que nuestro gobierno que tanto hincapié hace en los derechos humanos nos brindaría un apoyo, una espalda donde sostenernos y poder realizar la muestra de manera segura».

Artículos similares