Compartir

La inteligencia de los niños es cada vez mayor. No tiene una explicación lógica pero es así. Cada vez aprenden más rápido de los 'mayores'. Un ejemplo perfecto es el caso de un niño de 8 años de Estonia, cuyos padres tienen graves problemas con la justicia, y que ha provocado una situación digna de película.

Al parecer, el pequeño se encontraba en el colegio de Tartu a primera hora de la mañana cuando, de repente, y sin mediar aviso, amenazó a varios de sus compañeros con objeto que parecía una pistola para que les diera el bocadillo y además la paga que le entregaban sus padres.

La policía local recibió un aviso con tal situación y desplegó de emergencia hasta cinco patrullas para solventar el conflicto. Según informan los medios locales, los profesores y los miembros de dirección del colegio llegaron a pensar que el pequeño tenía un arma de verdad, algo que realmente comprobó las fuerzas de seguridad que no era así y que estaba encañonando a sus compañeros con una pistola de juguete.

El caos, eso sí, reinó durante varios horas en la segunda ciudad con mayor población de Estonia. A pesar de lo sucedido, el director del colegio ha destacado que por fortuna se ha conseguido mantener el orden de las clases gracias a la Policía. Un cuerpo que no ha quedado en muy buen lugar con las circunstancias del suceso.

No es la primera vez en el último mes que se despliega un operativo de tales características en 'balde' ya que en Corea hubo un suceso muy peculiar que trajo de cabeza a la policía local. ¡Qué locura!