Quantcast

Impacta una sandía en su cabeza mientras descargan fruta para su tienda

En el trabajo, como cuando vas al volante, hay que tener los cinco sentidos bien alerta. No puede haber distracciones porque cuando baja el rendimiento pasa lo que pasa.

Ese es el caso de este joven mozo de almacén, que no sabemos si era porque tenía sueño o porque vio una chica guapa al otro lado de la calle, que estaba descargando la fruta de la tienda en la que trabajaba y de repente aparece una sandía a gran velocidad sobre su cabeza que no puede evitar que impacte contra él.

Por fortuna, no le ocurre nada pero seguro que ese día de trabajo no fue de los mejores que ha tenido en la tienda en la que trabaja.

Comentarios de Facebook