Compartir

Un ciudadano danés jugaba habitualmente a la lotería hasta que un día le sonrió el azar. El premio, de casi dos millones de euros, le cambiaba la vida por completo y decidió grabar la reacción de sus hijos mientras les daba la increíble sorpresa.

Durante una comida, el ganador decide ir despejando la novedad con una serie de regalos. Primero les da dos iPad, uno para cada uno, y después un fajo de billetes. Eso sí, el plato fuerte llegaba a través de una carta.

La gran reacción de sus dos hijos se ha convertido en todo un fenómeno en la red y ya ha recibido más de cuatro millones de visitas en Youtube.