Compartir

Aunque mucha gente aún lo desconoce, el 'no-poo' se ha convertido en una tendencia cada vez más extendida. ¿En qué consiste? Muy sencillo, el nombre viene del inglés, 'no-shampoo', lo que quiere decir que la gente que la práctica no utiliza nunca champú. 

Los seguidores de esta moda no utilizan dicho producto ya que consideran que contienen demasiados productos químicos que, a la larga, resultan realmente dañinos para nuestro pelo. Para lavarse recurren simplemente al agua y, quienes creen que así el pelo sigue sin quedarse limpio, emplean otros productos naturales como el vinagre o bicarbonato. 

Una de las seguidoras más fieles de esta tendencia, e impulsora de ella a través de su blog, es la británica Lucy Atiken, que asegura no usar champú desde hace dos años y dice que su cabello está mejor que nunca. Incluso ha publicado el libro 'Happy Hair' para narrar su experiencia.

A pesar de todo, según publica hoy el diario El Mundo, los dermatólogos señalan que el 'no-poo' no es una moda tan positiva. “No hay evidencias científicas de que la secreción de grasa se regule por si sola con el tiempo”. Además, aclaran que el uso del champú no afecta a la secreción, que “en realidad tiene una influencia hormonal”.

Más allá de la estética, uno de los principales peligros de no eliminar regularmente la grasa que produce nuestro cuero cabelludo es que aumenta el reisgo de infecciones.