Compartir

Lo primero anegar los conductos por donde transitan las hormigas. Normalmente se hace con plomo fundido o cera muy caliente y líquida que al solidificarse en los conductos subterráneos permite mantener su estructura retirando toda la arena que lo rodea.