Compartir

El grupo de defensa de animales PETA ha aumentado la recompensa por el hombre que propinó una patada a una ardilla desde lo alto del Gran Cañón (Estados Unidos).

El vídeo se hizo público hace un mes y en él se ve como un hombre, vestido con pantalón negro, sin camiseta y con un sombrero, se ganaba la confianza del animal ofreciéndole comida para después lanzarlo al abismo.

Esta organización animalista ha decidido intensificar su esfuerzo para localizar al autor del acto y por ello ofrece, además de los 15.000 dólares iniciales, unas vacaciones gratis al Gran Cañón, incluyendo el vuelo y el alojamiento para dos personas.  

El Gran Cañón tiene una profundidad de 1,6 km y un ancho de 29 km. En las imágenes también se ve a un segundo hombre vestido con bóxers. El testigo que grabó el suceso asegura que ambos hablaban francés.

PETA dice que han aumentado la recompensa con la esperanza de que el caso llegue a “visitantes que vuelven del extranjeto y quizás se perdieron la noticia”. Además, no es la primera vez que esta asociación logra una gran difusión a través de los medios de comunicación.