Quantcast

Pilates en casa

En cualquier disciplina deportiva como es pilates, hay que estirar bien los músculos. Hay que empezar por músculos grandes como el cuádriceps, el dorsal y el pecho, para después realizar estiramientos de grupos musculares más pequeños como bíceps, hombros, gemelos y tríceps.

Una toalla o esterilla es imprescindible para proporcionarte mejor apoyo a la hora de realizar algunas posturas. En cuanto a la ropa, preferiblemente tiene que ser muy cómoda, poco ceñida a nuestro cuerpo para permitir mover todas nuestras articulaciones con facilidad.

Para respirar correctamente hay que inhalar el aire por la nariz, cerrando la boca para que no entre nada de aire excepto por als fosas nasales mientras se mantiene los músculos abdominales en tensión. Es importante mantener el mismo ritmo de respiración durante los ejercicios.

La zona abdominal y lumbar son un punto clave en la biomecánica del pilates, por ello hay que intentar reforzar esa zona lo máximo posible. Hay que intentar desarrollar las dos zonas a la vez para conseguir un equilibrio perfecto en esa zona.

Durante las primeras sesiones es importante utilizar alguna guía de pilates, ya sea audiovisual o escrita para poder empezar sin correr ningún riesgo. Una buena metodología será ir recogiendo los ejercicios para principiantes e ir dividiéndolos por grupos msuculares.

Uno de los objetivos del pilates no es solo realizar los ejercicios correctamente desde el punto de vista biomecánico, también es muy importante la concentración mental. Estar concentrados mentalmente nos permitirá controlar el cuerpo con mayor facilidad.
Después de terminar los ejercicios es muy importante tomarse entre diez a quince minutos para volver a estirar los

músculos y así evitar posibles lesiones en el futuro producidas por la sobrecarga o un posible sobreentrenamiento.

Comentarios de Facebook