Compartir

Un paso adelante, dos pasos atrás. Avanza temeroso el joven cazador de arácnidos. Su cocina, o la de su madre, o la de su novia ha sido tomada al asalto por una enorme araña, de esas que, por tener, tienen hasta barba y patillas. Se defiende con un casco de motociclista, una palangana de plástico y un enorme cuchillo de cocina. La tensión de este vídeo se mastica. El miedo se bebe a sorbos… El joven intenta tocar al animal con el cuchillo y todo el mundo teme que la araña saltará sobre su pecho. Al final el 'bichito' se abalanza sobre su presa.