Quantcast

El verano es la temporada en la que más practicamos y disfrutamos del sexo

Es tiempo de vacaciones, de tomar el sol, de ponernos guapos y guapas y de hacer el amor. Es así. En verano es cuando más ganas de practicar sexo tenemos, pese a eso que se piensa de que la primera la sangre altera. Pues no, el calor, el tiempo libre y la desconexión de estos meses son la principal motivación de las parejas para desatar la pasión.

El aumento de horas de luz y la disminución del estrés producen en el cuerpo humano una mayor liberación de la hormona del placer y por consecuencia las ganas de querer practicar sexo. El sol hace que liberemos oxitocina a través de la piel, lo que aumentan las ganas de sexo

En el caso de los hombres producen más testoterona también gracias a la luz solar, la hormona que hace que mejoren su virilidad en forma de deseo sexual y erecciones.

A pesar de lo que puede aplatanar el calor, al sudar las personas producimos una fuente de feromonas que hacen que los demás nos deseen. El aire acondicionado, la poca ropa o la piscinita son otros factores que también despiertan en todos nosotros las ganas de comernos el mundo.

En verano solemos salir más de fiesta, tenemos más tiempo para establecer lazos con nuevas personas, algo muy importante que influye en el aumento de las relaciones sexuales en verano y, quién sabe, si en invierno puede durar.

Las estadísticas demuestran que el verano es la temporada donde más practicamos sexo apoyándose en el aumento de los embarazos, ya que entre enero y mayo es cuando más índice de natalidad hay.

Comentarios de Facebook