Compartir

Una bomba de agua y dos mangueras. Estos eran los dos artilugios con los que un joven de la localidad alemana de Colonia pretendía recuperar su móvil que se había caído unos días a un lago cercano a su domicilio.

Sin embargo, esta 'operación de rescate' que intentó no tuvo el éxito que esperaba. Todo ello porque la tubería de su baño desde la que buscaba resarcir la pérdida de su 'smartphone' no estaba conectada al sistema de alcantarillado de la ciudad.

Algo que pretendía ser una anónima operación se terminó convirtiendo en algo público, ya que se formó un charco de grandes dimensiones del que se acabó enterando la Policía. 

Al final, el joven terminó sin móvil y con una multa de unos 600 euros por dañar a la propiedad pública y el medio ambiente.