Compartir

36,54 metros le han bastado al alicantino Salvador Glipienso para ganar este lunes la tercera edición del concurso internacional de lanzamiento de huesos de dátil y oliva con la boca en la localidad de Elche.

La anterior marca se situaba en 30 metros, lo que supone una nuevo record mundial. Este acontecimiento se lleva celebrando desde 2012, y se le conoce como el 'Pulmón de Oro'. Consiste en escupir lo más lejos posible el hueso de dátil y aceituna.

Por primera vez se ha permitido el rebote de los huesos en el suelo, con el objetivo de lograr distancias más largas. No todo fueron buenas noticias durante el torneo, ya que la 'Asociación Amigos de las Oliveras de Cieza' olvidó la materia prima en la localidad murciana, por lo que hasta el último momento hubo que esperar a conseguir los huesos en un mercado ilicitano para abastecer a los participantes.