Compartir

La polaca Jolanta Czarnecka ha sido acusada de intento de asesinato después aprovechar uno de los descansos del trabajo para dar a luz y abandonar al niño en la calle, para después volver a su actividad normal dentro de su centro de trabajo.

Esta situación surrealista se dio en la ciudad de Llawa (Polonia). El bebé acabó en la calle durante dos días, hasta que la policía del lugar se dio cuenta de los hechos y buscó a la madre. Como afirma el Daily Mail, la mujer no quería quedarse embarazada y estuvo fingiendo haber ganado unos kilos con ropa holgada.

El jefe de la madre, al encontrarse la ropa llena de sangre, la llevó al hospital donde los doctores descubrieron que había dado a luz. La mujer comentó que había tenido un bebé y que por accidente se había caído en un retrete. Los detectives enviados al lugar se dieron cuenta de que no había señales de haber dado a luz en el lugar descrito por ella.

La doctora que atendió a la niña describió la situación como “milagrosa”. Nadie entendía como el bebé pudo haber sobrevivido dos días a altas temperaturas y en el estado de deshidratación que fue encontrado.