Compartir

Un hombre chino de 44 años decidió acudir al médico porque llevaba un tiempo arrastrando fuertes dolores en el estómago. Además, en los últimos días había descubierto que tenía sangre en su orina. 

Aunque los síntomas eran extraños, a Chen ni se le podía pasar por la cabeza lo que le iba a revelar el doctor. Tras varios estudios médicos, le aseguraron que lo que le ocurría es que tenía la menstruación, según cuental el Daily Mail.

Una ecografía reveló algo que en sus 44 años ningún médico le había dicho: Chen tenía útero y ovarios y los dolores de los que se quejaba se debían a que estaba teniendo su primera regla. 

Tanto los médicos como el paciente quedaron en shock al descubrir la noticia. Según el personal del First People's Hospital de Yongkang el de Chen es un caso bastante raro ya que no es que se trate de una mujer puesto que, aparentemente, sus genitales son igual a los del resto de hombres.