Compartir

Una mujer de 38 años acudió al médico por tener problemas de salud muy serios. Cuando el doctor comprobó lo que le causaba a la mujer sepsis, pérdida de peso severa e incontinencia urinaria, no pudo dar crédito. Esta escocesa había tenido un juguete sexual en su vagina de casi 13 centímetros durante unos diez años.

Un caso insólito en el que esta joven lo debió pasar muy, pero que muy mal. En la imagen de la radiografía del abdomen se aprecia el enorme tamaño que tenía el aparato.

El juguetito llegó hasta ahí una noche de borrachera en la que la mujer mantuvo relaciones sexuales y se le olvidó por completo de que se lo había introducido. Diez años que la han producido una fístula vesicovaginal, de la que ha sido operada con éxito y ya no tiene el aparato dentro.

Es el primer caso en el que un juguete sexual queda dentro del cuerpo de una mujer durante tanto tiempo. Aunque el récord de la retención más larga conocida de un objeto extraño en un cuerpo humano es de 35 años.