Compartir

En la carretera del vídeo, y después de que varios camiones se incorporen desde un camino a una carretera, el último de los transportes frena súbitamente y la carga que transporta, unas gigantescas vigas de hormigón, rompen la caja y parte de la cabina saliendo disparadas por el parabrisas del vehículo. ¡Justo por el lado en que debía encontrarse el chófer!

En ese momento todos pensamos que el camionero está deshech y sin vida. Pues milagro. A los pocos segundos observamos que el conductor sale un tanto aturdido por la ventanilla de ese mismo lado de la cabina. Lo dicho. Volvió a nacer