Compartir

Hay acciones heroicas de verdad. La de este hombre entra dentro de este capítulo. Se salva del impacto del coche que se estrella contra el surtidor que él está utilizando, y tras huir del fuego, vemos como vuelve para sacar del coche al conductor herido que causó el desastre. Le arrastra hasta ponerlo fuera del alcance de las llamas y de una explosión que es inevitable e inminente. Un acto que emociona y nos reconcilia con nosotros mismos…